Noticias

CHAMPÚ DE CABALLO: ADVERTENCIAS SOBRE ESTE PRODUCTO MILAGRO

15 de Febrero de 2012
Imagen noticia

 Nació como un pequeño truco en foros de belleza de internet y el rumor ha crecido como la espuma. El champú de caballo, producto milagroso que tras su uso «nos ayudará a lucir un pelo mucho más sano, con más brillo, fuerte y que, además, crecerá más rápido» parece que no es, en verdad, tan bueno como lo pintan. ¿Realidad o ficción? Sea como fuere, no son pocos los «gurús» de la moda que ya lo han recomendado y las empresas que, ávidas de encontrar a la gallina de los huevos de oro, se han lanzado a crear el producto y comercializarlo en numerosos centros comerciales.

Los «milagros del champú de caballo» ya se habían difundido antes de la salida al mercado del producto especializado para personas. No han sido pocos -por extremo que resulte- aquellos que, empujados por los portentos del producto, han acudido a la clínica veterinaria y a la tienda de animales para adquirirlo. Guiados, quizás, por comentarios tales como este, seleccionado al azar de un foro de belleza de internet: «¿Has visto qué brillante tienen el pelo los caballos? ¡El producto mágico!».

Se han  consultado a dos expertos dermatólogos sobre los supuestos beneficios del popular champú de caballo y parece que ha llegado la hora de desmontar el mito. En primer lugar, no solo es incierto que el champú para caballos sea tan milagroso como parece, sino que se trata de un profundo error utilizar en nuestro cabello un producto que ha sido fabricado para animales. Así lo asegura el Doctor Juan Carlos Vázquez, coordinador médico de Svenson, que considera que utilizar este champú adquirido directamente en tiendas de animales puede tener contraindicaciones tales como la irritación del cuero cabelludo o un exceso de caspa o seborrea.

También la doctora Aurora Guerra, responsable de Dermatología del Hospital Doce de Octubre de Madrid, nos alerta sobre sus efectos adversos. «Un caballo no tiene cabello, sino pelo, y este es anatómica, fisiológica y biológicamente diferente del pelo del ser humano, por lo que el champú de caballo no es apto para personas».

El «efecto placebo»

Pero, ¿y el champú de caballo fabricado para personas? «No es más que un champú normal y corriente, que como tal tiene sus indicaciones y diferentes resultados estéticos», asegura Guerra. «Los usuarios del champú con aspecto de champú para caballos no están usando un champú para caballos. Otra cosa que se compre en tiendas para animales, pues en ese caso estarán usando un producto para animales, como si compra comida para gatos».

La experta nos alerta, por tanto, de que si hemos comprado el champú en el supermecado pensando que realmente utilizamos el producto para caballos no estamos en lo cierto. «El boca-oreja, y una gran necesidad de esperanza» son, para ella, las claves del falso éxito de este producto. «El rumor se ha convertido en una falsa verdad, es el denominado "efecto-placebo". Dentro de un tiempo volveremos a considerar este hecho y veremos que no fue nada más que humo, como tantos otros anclados en el recuerdo... por ejemplo la pulsera magnética antidolor o el agua imantada».

La biotina «no aporta nada»

La biotina es uno de los componentes que los fabricantes de este champú de caballos para personas destacan como fundamental para el cuidado de nuestra melena pero que, sin embargo, «no aporta nada en absoluto aplicada en forma de champú o en cualquier modalidad tópica, ya que no se absorbe por vía cutánea», afirma Guerra. «Es una vitamina imprescindible en nuestro organimo y también para el cabello. Se encuentra en muchos alimentos, por lo que una dieta normal tiene suficiente biotina como para no necesitar más, solo en aquellas personas con una deficiencia congénita en biotidinasa, una enzima necesaria para la absorción de la vitamina».

Y otro mito a la basura: el pelo no nos crecerá más rápido con este producto. Así lo asegura el doctor Vázquez, que nos cuenta como «se trata otra leyenda, como la de raparse el pelo o cortarse las puntas para que crezca más fuerte y rápido. Es la genética la que determina la longitud máxima de nuestro cabello. A todas las personas sanas les crece el pelo a la misma velocidad, 1 centímetro al mes».

Ambos expertos consideran imprescindible que ante cualquier problema capilar se acuda a una consulta en lugar de utilizar cualquier producto a la ligera. El doctor Juan Carlos Vázquez apunta que el paso fundamental a la hora de conseguir un pelo sano no es otro que una buena alimentación. «Muchos alimentos contienen biotina, así que en primer lugar sería recomendable incorporarlos en nuestra dieta. Algunos de ellos son la yema de huevo, el pescado, nueces, harinas de soja o cereales integrales».

Pero todo esto no quiere decir que no debamos o podamos comprar el nuevo y revolucionario producto. La doctora Aurora Guerra no ve ningún problema en el uso del «champú para cabellos humanos que tiene el dibujo de un caballo», como ella lo define, pero aclara que «es un champú más, como los que ya hay en el mercado».